6 / 6
"No te preocupes, lo hago yo"

¿Sabes cuántas cosas acabamos haciendo las mujeres al cabo del mes por haber dicho "no te preocupes, lo hago yo"? Cuando esa frase se utiliza de forma esporádica, no pasa nada; pero si es un recurso habitual, implica que algo falla en la pareja. Ha de haber diálogo para distribuir los trabajos y ha de haber un reparto de tareas y responsabilidades. Lo mismo en los trabajos en equipo. Si no, la mujer corre el peligro de caer en el agotamiento y en la insatisfacción.

+

© Shutterstock