17 / 50
Después de ungir sus manos, los nuevos sacerdotes se limpian las manos en una habitación detrás del altar.
+

© Jeffrey Bruno | Aleteia