Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

1/41
Loughcrew, Oldcastle, condado de Meath. Fue aquí, en la torre de esta iglesia, donde nació san Oliver.
2/41
Debido a la ola de calor de Irlanda, un reciente descubrimiento por dron arrojó luz sobre los cimientos de la casa ampliada de Oliver junto a la iglesia. Hay un camino que conduce a la iglesia de San Oliver, que las autoridades creen que forma parte de su casa.
3/41
Dentro de la iglesia de Loughcrew, ¿podrían ser estos los mismos escalones que Oliver subía de niño?
4/41
Una mirada más de cerca al interior revela una iglesia que todavía se usa hoy en día para ceremonias de boda.
5/41
A las afueras de la iglesia había un enorme campo con algunos árboles muy viejos. ¿Puedes oír la risa de Oliver mientras juega con sus amigos?
6/41
Iglesia de Santa Brígida en Oldcastle, condado de Meath, donde hoy se conserva una reliquia del fémur de Oliver.
7/41
Me dijeron que Oliver habría jugado aquí cuando era niño, entre estas tumbas megalíticas que son más antiguas que las pirámides.
8/41
Al entrar en las tumbas, se observan los mismos grabados que Oliver habría admirado.
9/41
Detrás de las tumbas se construyó una estructura nueva conocida como “roca de misa”, donde en tiempos de la ley penal Oliver decía misas clandestinas.
10/41
Saliendo de Oldcastle, ocurrió un pequeño milagro. De repente sentí el impulso de aparcar a un lado de la carretera y ver el paisaje. Cuando me acerqué, Oliver me esperaba entre estos dos arbustos. ¡Está claro que estaba contactando conmigo!
11/41
Castillo del rey Juan en Carlingford, condado de Louth. Este es el lugar donde Oliver fue acusado de introducir clandestinamente tropas francesas en Irlanda para la supuesta invasión del “complot papista”.
12/41
A las afueras de Carlingford, en Ardaghy, Omeath, hay una “roca de misa” donde Oliver celebró misa. Las rocas de misa son conocidas localmente como “rocas Plunkett”.
13/41
Como se puede ver, casi todas estas “rocas Plunkett” fueron grabadas con una cruz.
14/41
Me gustó cómo la forma de esta nube reflejaba la de la roca. El campo estaba tranquilo y a lo lejos todo lo que se oía era el sonido de las ovejas y el repentino ruido sordo de los cascos de los caballos que jugaban en el campo.
15/41
Phil Ward era miembro del consejo pastoral y a menudo venía aquí, oraba y recordaba a san Oliver.
16/41
Hice una visita a la iglesia de San Patricio en Dundalk, que todavía está en posesión de este cáliz de 400 años de antigüedad que data de la época de san Oliver. ¿Quizás san Oliver lo usó para decir misa? El sacristán Patsy Bailey me dijo: “Se hicieron para poder desenroscarse en tres partes, lo cual facilitaba esconderlo en una bolsa ante miradas indiscretas”. Después de fotografiarlo, lo apoyé suavemente sobre la coronilla de la cabeza de mi hijo y recé una oración antes de devolver tan impresionante pedazo de historia.
17/41
La ropa original de san Oliver Plunkett en la catedral de Cristo Rey, Mullingar, condado de Westmeath.
18/41
Este detalle de las vestiduras parece representar la Cena de Emaús, donde Cristo resucitado se dio a conocer a dos discípulos al partir el pan.
19/41
20/41
Un roble en Ardpatrick, Louth. La tradición local dice que Oliver se escondió dentro de este árbol y durmió a sus pies. Es conocido localmente como “Oliver's Oak”, el “roble de Oliver”.
21/41
Una mirada más amplia al campo que rodea al roble de Oliver. Antes de marcharnos toqué el árbol, hice una breve oración y lo sellé con la señal de la cruz.
22/41
Capilla de Ardpatrick. Fue construida en la época de los penales y está escondida en la cima de una colina en la campiña irlandesa, a solo unos cientos de metros del roble de Oliver. Fue aquí donde Oliver ordenó a muchos sacerdotes, celebró misa y escuchó confesiones.
23/41
Al darme la vuelta me di cuenta de este paisaje. Se puede entender por qué eligieron este lugar para celebrar la misa. Es ventajoso desde la perspectiva de poder detectar a las autoridades que se acercaran, proporcionando a los fieles una fuga rápida.
24/41
Entrada a la capilla.
25/41
El Altar.
26/41
Una sencilla cruz junto a un retrato de Oliver decora el altar. El dinero es la ofrenda de los lugareños para el mantenimiento del santuario.
27/41
En mi camino de regreso a través de Dundalk, me encuentro con el santuario al que mi padre me llevó cuando era niño. No ha cambiado mucho en absoluto.
28/41
29/41
En mi camino de regreso a través de Dundalk, me encuentro con el santuario al que mi padre me llevó cuando era niño. No ha cambiado mucho en absoluto.
30/41
31/41
La cabeza de san Oliver Plunkett en la iglesia de San Pedro, en Drogheda. Nótese la marca de quemadura aún visible en el lado izquierdo de su cara. La cabeza está incorrupta y, con una inspección más cercana, todavía se pueden ver sus pestañas y dientes, así como los pelos en la cabeza.
32/41
La carta manuscrita original que acompañaba a las cajas de hojalata que contenían las reliquias de san Oliver.
33/41
El sagrario de la reliquia de la cabeza de san Oliver Plunkett, que está encerrada en cristal.
34/41
Otras reliquias que rodean la cabeza de Oliver Plunkett.
35/41
36/41
En la foto, la puerta original de la celda de san Oliver en la prisión de Newgate, Londres.
37/41
Huesos de san Oliver.
38/41
La vida y la muerte de san Oliver representadas en la pared de la iglesia de San Pedro.
39/41
Aquí en la pared cuelga una pintura original de san Oliver siendo arrastrado por las calles de Tyburn, en Londres el 1 de julio de 1681.
40/41
Reliquia de la Vera Cruz, que Oliver había traído a Irlanda.
41/41
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.