1/6

Se llenaron de buenos recuerdos

“Cuando ella se fue tres semanas después, se llevó un pedazo de él y el resto del verano con ella”.
2/6

Se hicieron expertos uno del otro

“Ella quería algo más, algo diferente. Pasión y romance, o tal vez conversaciones tranquilas en habitaciones iluminadas con velas, o tal vez algo tan simple como no ser segunda".
3/6

Aceptaron sus diferencias

“No concordaban mucho, siempre se peleaban y se retaban. Pero a pesar de sus diferencias tenían algo importante en común: estaban locos el uno por el otro”. 
4/6

Querían que el otro fuera feliz

“He dejado de amargarme porque sé que lo que tuvimos fue real. Y si en algún lugar en un futuro lejano nos reencontramos en nuestras vidas, te sonreiré con alegría".
5/6

Discutían y se reconciliaban

“¿Te quedarías conmigo? ¿Permanecer contigo? ¿Para qué? ¡Míranos! Ya estamos peleando! Bueno, eso es lo que hacemos. ¡Nosotros peleamos! ¡Me dices cuando soy un hijo de puta arrogante y te digo cuando estás siendo un fastidio (lo que eres, el 99% del tiempo)!”.
6/6

Decidieron amarse para siempre

“No será fácil, será realmente difícil. Y tendremos que trabajar en esto todos los días, pero quiero hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, siempre, tú y yo, todos los días”.