4 / 4
Saber escuchar
La cortesía se hace visible en la manera en que conversamos. No somos corteses cuando lo único que nos importa es tener la palabra y pensamos en lo que queremos decir en vez de escuchar, interrumpimos o no somos capaces de guardar silencio mientras otros intentan decirnos algo. Presta atención con seriedad e interés poniendo el foco en los demás y ten una actitud dispuesta a aprender. Para saber escuchar es fundamental no estar centrado en uno mismo y en las propias ideas. Cuando escuchamos, mostramos comprensión y consideración.
+

© Kikovic - Shutterstock