5 / 9
Da a los pobres
San Basilio gritó literalmente al "hombre rico" que "evita los encuentros para no verse obligado a dejar escapar la más mínima limosna. Solo sabes una palabra: "No tengo nada, no daré nada, porque soy pobre". Sí, eres pobre, no posees nada de bienes: Eres pobre en amor, pobre en bondad, pobre de Fe en Dios, pobre en esperanza eterna. Consejo práctico: Tener algo de cambio en el bolsillo, no dar a todos los mendigos, sino a un número decidido de antemano, dar sin juzgar, sin clasificar ("No, no él, él beberá..."), finalmente, dar dándose a sí mismo, con una sonrisa o una palabra.
+

© Shutterstock