3 / 7
Aumentan la confianza y la seguridad
Esto sucede porque nos sentimos protegidos, apoyados y acogidos. Si necesitas de una buena dosis de confianza ante una situación que te deja nervioso, por ejemplo, hablar en público, pide un abrazo. Eso te relajará y te dará la confianza que necesitas.  
+

© Our Move Archives-(CC BY-NC-ND 2.0)