4 / 6
Se maravillan para estimular la creatividad
En presencia de un paisaje que corta el aliento o de una obra de arte excepcional, las personas felices saben maravillarse. Sin embargo, también lo hacen ante las cosas más ordinarias de la vida: una flor, un objeto cotidiano o incluso el funcionamiento tan admirable del cuerpo humano. Esta disposición mental es la clave de su felicidad. Gracias a ella, no dudan en experimentar e intentar ideas nuevas. Ejercen su creatividad y encuentran así soluciones a los problemas, a riesgo de salirse de caminos ya conocidos… ¡Think outside the box, como dirían los anglosajones!
+

© Shutterstock