1/5

Agradecer

En una época en donde quizás nuestros hijos reciben mucho, es importante enseñarles a sentirse bendecidos y a ser agradecidos. Esto va mas allá de decir gracias o de una cuestión de buenos modales. Es el momento de reconocer que todo lo que tenemos es un regalo de Dios y que es importante mostrar su agradecimiento por todo lo que recibimos a diario.
2/5

Rezar

Tratemos de vivir las costumbres navideñas propias de nuestra fe. Asistir a misa, rezar las oraciones propias del adviento, asistir a alguna procesión o pesebre viviente nos ayuda a volcar nuestro corazón a Jesús, y enseña a nuestros hijos a mantener una tradición navideña donde la fe es lo más importante.
3/5

Darse

La época navideña puede ser particularmente difícil para muchas personas. Aquellos que están enfermos, que no tienen familia, o que han perdido algún familiar cercano pueden estar muy tristes durante las fiestas. Es una buena ocasión para realizar obras de misericordia. Asistir en familia a visitar algún necesitado, o algún anciano, llevarle unas galletas o pastel, y acompañarlo un rato es una manera de darnos a los demás y de enseñar a nuestros hijos que esto es lo que trae la verdadera felicidad.
4/5

Alegría

La alegría de los cristianos es diferente a la algarabía que se observa en las calles. Nuestra actitud viene de una realidad más profunda: Dios se hizo hombre para salvarnos, y este mensaje vale la pena llevarlo a todos los rincones. La Navidad es un bueno momento para acercar a los demás a Dios. Seamos vehículos para que muchos puedan conocer la verdadera felicidad.
5/5

Templanza

Esta virtud puede ser la más difícil de vivir durante las fiestas. Podemos vernos envueltos en un sinfín de fiestas, comidas y regalos, pero es importante enseñar a nuestros hijos que estos excesos nos ahogan en materialismo y nos nubla la mirada a las cosas verdaderamente importantes. Debemos entonces mostrar con ejemplo templanza, comprar solo lo necesario, no exagerar con la compra de regalos o comida y recordarles que la verdadera alegría de la navidad no radica en esas cosas.