1/5

Organizar la semana

Hacer un cronograma quizás parezca demasiado académico, pero es el mejor medio para evitar enredos.
2/5

Anotar lo que queda para el día siguiente

En vez de parasitar tu cabeza con una lista enorme de cosas por hacer, anota todas esas pequeñas cosas que no has tenido tiempo de hacer o lo que tienes que recordar para el día siguiente.
3/5

Tiempo para jugar y disfrutar

Incluso si el tiempo escasea, prevé siempre unos minutos para jugar, leer un cuento o estar juntos.
4/5

Primero lo urgente

Cuando llegues a casa del trabajo o de la escuela, empieza a trabajar en las tareas imperativas de inmediato para poder relajarte después.
5/5

Animar al niño a ser independiente

Tendemos a creer que nuestros hijos no son capaces de hacer ciertas cosas por sí mismos, ¡cuando en realidad les encanta!