3 / 10
Duchas calientes
Claro que provoca bañarse con agua súper caliente y disfrutar del vapor como si se tratara de un sauna, pero el problema está en que ese calor en forma prolongada compromete la capa natural de grasa que tenemos en nuestra piel y, por lo tanto, su hidratación. Trata de bañarte con agua tibia y de forma rápida (además estarás contribuyendo con el planeta).
+

© Antonio Guillem - Shutterstock