9 / 10
Les hace sociables
Aprenden cómo jugar bien y en equipo. Aprenden a compartir tareas con los  amigos. Ahí se gana en sociabilidad. También aprenden cómo liderar o  seguir a quien puede marcar la pauta. Se trata de escuchar, limitarse, emprender, respetar las reglas. Si los niños saben jugar cooperativamente sin enfadarse, colaborando, esperando, respetando a sus compañeros sabrán en el futuro formar equipos laborales exitosos.
+

© Shutterstock