3 / 5
En Bila Krynytsia, en la frontera rumano-ucraniana, este hombre es el único habitante de la aldea, antigua metrópolis de los ortodoxos viejos creyentes destruida por los rusos. Él conserva como único recuerdo una antigua edición de la Biblia.

© courtesy of Monika Bulaj