1/9

Sujeta un lado de tu cabeza con la mano del lado contrario.

Haz lo mismo con la otra mano. Mantén la espalda erguida.
2/9

Estira los brazos hacia arriba como si quisieras empujar un techo imaginario.

Hazlo de forma que notes que empujas la caja torácica hacia arriba.
3/9

Estira los brazos hacia delante.

Mantén unos segundos los brazos estirados y rectos a la altura del pecho.
4/9

Balancea tu cuerpo

Al estirar los brazos hacia arriba mueve el cuerpo desde la cintura, a un lado y a otro. Hazlo al ritmo de una buena música, si lo prefieres.
5/9

¡Haz la señal de victoria!

Eso además te llenará de buen humor y segregarás endorfinas: lista para seguir trabajando con energía.
6/9

Pon las manos en la nuca y tira los codos hacia atrás.

7/9

Si conduces...

Con el control de velocidad de crucero activado: sube y baja los tobillos como si quisieras ponerte de puntillas. Esto evita la formación de trombos en las piernas y activa la circulación.
8/9

Flexiona los codos y gira las muñecas circularmente.

Diviértete al hacerlo poniendo algo de música (mentalmente si prefieres) y siguiendo el ritmo.
9/9

Contrae y suelta el abdomen y los glúteos.

Ponte en posición erguida, estómago para dentro y cuenta hasta 10. Repite varias veces. Lo mismo con los glúteos.