8 / 12
Después de la imposición de las manos, los nuevos sacerdotes son vestidos con su estola y casulla, identificándolos visiblemente como sacerdotes. Luego se arrodillan ante el cardenal (obispo), que unge sus manos.
+

© Jeffrey Bruno