3 / 6
San Jerónimo
¿Sabías que el autor de la primera gran traducción de la Biblia, la Vulgata, al convertirse en sacerdote no se incardinó en ninguna iglesia ni se comprometió a ejercer el ministerio sacerdotal para poder ir al desierto en cualquier momento? En el siglo IV viajó a Egipto para visitar a los anacoretas. Finalmente se instaló en Belén en un monasterio cerca de la gruta de la Natividad, donde pudo escribir grandes obras y dedicarse a la oración, la penitencia y el estudio y la meditación de la Biblia. 
+