4 / 7
4) Establece un plan de tareas y usa un sistema de recompensas. 

Anota todas las obligaciones diarias de los niños en una pizarra. Pero no solo sus tareas del hogar, sino incluye también cosas como “colgar el abrigo en la percha” y “quedarse en la mesa mientras cenamos”.

Una tabla de tareas no funciona sin un sistema de recompensa que motive a los niños a comprobar ellos mismos que han cumplido con los deberes.

Como premios, usa tiempo de videojuegos, tiempo con los amigos o ciertos privilegios, como elegir lo que toca para comer. A nosotros nos encanta la aplicación “Chore Pad” que tenemos en nuestro iPad y que se sincroniza con los iPhones.

+

© Rawpixel.com - Shutterstock