8 / 10
8. Nuestro ángel de la guarda está siempre a nuestro lado, con la pluma en la mano, para escribir nuestras victorias. Precisamos decir todas las mañanas: "Vamos, mi alma, trabajemos para ganar el Cielo".
+