5 / 14
ABADÍA DE SAINT-MICHEL DE FRIGOLET. CÁNONIGOS REGULARES PREMONSTRATENSES. Desde hace siglos, los peregrinos suben a Frigolet para rezar al Arcángel Miguel y a la Virgen María. Situada entre Aviñón y Tarascón, la comunidad religiosa de Saint-Michel de Frigolet pertenece a la orden de los Canónigos Regulares Premonstratenses que unen a su vocación contemplativa una vida apostólica. Los hermanos se dedican más concretamente a acoger a los visitantes, a los huéspedes de paso, a jóvenes, a participantes de retiros y a todos aquellos que buscan el silencio, el reposo, la oración o el estudio. Los grupos pueden ser recibidos en el recinto de la abadía, pero fuera de la clausura. Disponen de mucho espacio y de una cocina particular. Todos están invitados a participar en la oración comunitaria. También está siempre la posibilidad de un acompañamiento espiritual y una reunión con un hermano.
+

© Aleks I CC BY-SA 3.0