2 / 5
2. Da gracias

Cuando estoy inquieto o me siento dolido, mi mente se fija constantemente en mis preocupaciones, lo cual no hace sino que el dolor crezca. Los psicólogos coinciden con san Ignacio en que es importante insistir en las experiencias positivas para romper un ciclo mental negativo. Esto no borrará el dolor, pero proporcionará un espacio de respiración emocional muy necesario.

+

© Shutterstock