2 / 12
Cordero
El cordero dulce e inocente, el cordero se asocia a menudo al sacrificio en el Antiguo Testamento. En el libro del Éxodo, su sangre estampada sobre las puertas de los hebreos protegió a los recién nacidos del ángel exterminador: "Hablen con toda la congregación de Israel, y díganle: ‘El día diez de este mes, cada uno de ustedes debe tomar un cordero por familia, según las familias de los padres’". (Ex 12,3). En el Nuevo Testamento, "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" es, por supuesto, Cristo que se convierte en el nuevo cordero pascual, el cordero vencedor del mal.
+

© Public domain