5 / 10
Opta por el aire libre
Aunque no es precisamente lo ideal, en el exterior es mucho más difícil contagiar el virus que en la calidez y comodidad del interior del hogar. Quizás no quieras que la comida se enfríe al aire libre, pero al menos asegúrate de no permanecer todos apiñados en un espacio cerrado todo el día. Mantén las habitaciones bien ventiladas y abrigaos para permanecer afuera si es posible. Ten a mano una pila de mantas y velas y pide a los invitados que traigan ropa abrigada.
+

© Jenny Sturm | Shutterstock