6 / 7
Haz pequeños órdenes.
Recoge lo que otros han desordenado sin quejarte y sin pedir aplausos. La chaqueta tirada, el cuarto de baño, los vasos usados y sin lavar en la cocina, los zapatos o zapatillas, pon la ropa sucia en el cubo... No se trata de hacer una maratón del orden al estilo Marie Kondo, sino sencillamente contribuir a mantener la casa de forma que esté confortable para todos.
+

© Ella Jardim | Unsplash