1/12

Sabrás divertirte en grupo.

2/12

Se mejora el ambiente en los equipos, ya que generan un clima de cordialidad por encima del enfrentamiento y de los "egos".

3/12

Ayudan a convivir y a sentirse responsable de uno mismo y de los demás.

4/12

En los juegos cooperativos el niño se comunica positivamente con los demás.

5/12

Desarrollamos valores como la responsabilidad social, la cooperación y la justicia.

6/12

Se favorece la integración porque pueden participar miembros de diversa procedencia y todos suman y son necesarios.

7/12

Aprenden a gestionar el egoísmo y la vanagloria, al tiempo que desarrollan la empatía al ponerse en el lugar del otro.

8/12

Mejora la motivación y el interés de los pequeños por actividades de muy diverso tipo.

9/12

Favorece la autoestima cuando descubren que son capaces de acciones que nunca habían realizado.

10/12

Los niños descubren las capacidades de los demás.

11/12

Los pequeños aprenden a autocontrolarse, cada uno según su temperamento y su carácter.

12/12

Para los padres y educadores supone todo un programa de actividades desde las que se pueden trabajar los valores y a la vez descubrir la personalidad de cada niño o lo que conviene mejorar en cada uno.