8 / 10
No conviertas el trabajo en un ídolo
Hay personas que hacen girar su vida en torno al trabajo, convirtiéndolo en un ídolo ante cuyo altar sacrifican su vida familiar, sus amistades, su descanso. No engroses esas filas. Trabajar es importante y necesario, pero también lo son otras dimensiones que es oportuno cuidar: tu vida familiar, tus compromisos religiosos, tu salud, la cultura, el ocio… No dejes que la competitividad que caracteriza el entorno profesional trastorne tu escala de valores y te haga una persona desequilibrada, adicta al trabajo.
+

© Shutterstock | Elnur