2 / 10
Date homenajes
En el trabajo hay que celebrar las cosas. Cuando hayas terminado bien un trabajo, relájate, por los pies encima de la mesa, y tómate un Ferrero Rocher. Ante un revés profesional, invita a tu marido a cenar a un restaurante bueno, o lleva a tus hijos a tomar un helado. Celebra tu cumpleaños invitando a almorzar a los colegas. Este tipo de celebraciones cuestan muy poco, implican a nuestra familia en nuestra carrera profesional y estrechan los vínculos afectivos en el entorno laboral. En lugar de esperar a que te impongan la insignia de diamantes el día de tu jubilación para darte homenajes, es conveniente ir preparándose con celebraciones menores.
+

© Shutterstock | fizkes