8 / 11
Paciencia.
Cada planta necesita su ritmo, como las personas. Unas crecen muy rápido y otras necesitan años. No servirá de nada que las mire con intensidad para que se estiren los tallos y las hojas, por más que me empeñe. Dales tiempo.
+

© Donny Hery - Shutterstock