11 / 12
Marta, residente de la casa, observa atentamente cómo el Padre Miara guarda cuidadosamente la estatua de Nuestra Señora de Fátima para su viaje al Santuario de los Santos Inocentes.
+

© Jeffrey Bruno