10 / 10
El empresario alemán Oskar Schindler instaló en Cracovia (Polonia) en 1939 una fábrica de esmaltados, la Deutsche Emailenfabrik. Gracias a ello pudo salvar la vida de sus empleados, unos 1.100, todos ellos judíos. al trasladarlos a Bohemia hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. La historia fue llevada al cine por Steven Spielberg y visitar estas instalaciones supone dotar de realidad un suceso que no podemos olvidar. Hoy el edificio es un museo del Holocausto. Schindler, católico, falleció en 1974 y fue declarado Justo Entre Las Naciones en 1963 por el Gobierno de Israel.
+

© Jennifer Boyer - (CC-BY-2.0)