1/10

Distancia de seguridad.

Frente al peligro del contagio, no queda más remedio que protegerse y proteger a las personas de nuestro entorno. A partir de ahora es necesario guardar una distancia mínima (que se calcula en 1,50-2 metros) entre personas.
2/10

Respeto y empatía en los lugares públicos.

Los cambios que ha provocado la pandemia no nos han afectado a todos por igual. Es necesario que en la calle y en los espacios públicos en general adoptemos una actitud de respeto hacia los demás y seamos empáticos: es momento de comprender y ayudar a los pasan miedo y a las personas más vulnerables, por ejemplo.

Esto no impide que todos sigamos siendo responsables respecto a las medidas que imponen o promueven las autoridades sanitarias. Tenemos derecho a exigir que todos las cumplan: en las tiendas, en el transporte público, en la calle...
3/10

Manifestaciones de afecto.

El afecto es una disposición del ánimo hacia otros. No tiene por qué cambiar, pero sí las manifestaciones de ese afecto como son los abrazos, los besos y los apretones de mano. Deberemos restringirlos y aprender a saludar con la mirada, con un gesto de cabeza o la inclinación del cuerpo hacia delante.
4/10

Medios de transporte.

Revisa si, dada la situación que se prevé, son adecuados los medios de transporte de que dispones.

¿Seguirás pagando un automóvil, con sus seguros, su combustible y sus revisiones?

¿Has estudiado las fórmulas que te ofrece el transporte público?

¿Y por qué no optar por propiedad compartida ajustada a las necesidades de varios particulares?

Busca fórmulas de transporte que te faciliten la distancia social y sean más sostenibles que el coche (motocicleta, bicicleta, patín eléctrico...).
5/10

Vacaciones.

Planifica tus vacaciones o tu traslado a la segunda residencia en cuanto sea posible y piensa qué nuevas medidas deberás aplicar.

Busca destinos seguros en cuanto a atención sanitaria.

Si no puedes tener vacaciones este año por los motivos que sean (económicos, laborales, familiares) y no puedes cambiar esa situación, adáptate y adapta el calendario.
6/10

Saturación informativa.

No dejes que la información sobre la covid-19 invada tu jornada. Una vez al día es suficiente para estar informados acerca de lo esencial. Busca fuentes que sean de confianza.
7/10

Elabora "el mapa" de tu zona.

Descubre el comercio de proximidad, los servicios a domicilio... Anota en tu agenda los teléfonos de los operarios más cercanos, tiendas del barrio, etc. de forma que los tengas a mano cuando los necesites. Instala las app que puedan facilitarte el día a día: horarios y frecuencia de autobuses, encargos online, compraventa de objetos de segunda mano...
8/10

Conexión-desconexión laboral.

Grandes empresas plantean que el regreso de los empleados a su espacio físico podría producirse en 2021. Un confinamiento que primero creíamos que iba a durar un mes, podría extender mucho más y esto nos debe empujar a tomar decisiones a medio plazo respecto al trabajo.

Gestiona con tu empresa la opción de teletrabajo, total o parcial.

Asegúrate de que las conexiones tecnológicas de tu casa te permiten teletrabajar con normalidad. Calcula los gastos y ahorros que esto puede suponer.

Si trabajas desde casa, establece cuál es tu horario. Pon límite a tu disponibilidad para que el trabajo no lo invada todo.

Crea un sistema de comunicaciones que dé paz y no genere estrés en ti, en tus colegas o tus empleados.
9/10

Redes sociales.

Pon límite a la entrada de mensajes por Whatsapp (silencia grupos durante horas, días o 1 semana), Telegram...

No pierdas tiempo navegando por Facebook o Instagram más allá de lo que sería un ocio razonable.
10/10

Educa a tus hijos en la "nueva normalidad".

Explícales cómo vamos a vivir a partir de ahora y, según lo permita su edad, el sentido de estos cambios: qué van a hacer en el cole, cuándo deberán llevar mascarilla y guantes, por qué conviene guardar la distancia social, por qué no vamos a ver a los abuelos, por qué no conviene tocar objetos en la calle...