2 / 12
Tender puentes.
Ver en el otro un aliado, no un enemigo al que vencer. Encontrar una solución que proporcione felicidad a los dos. Al fin y al cabo, no nos casamos para que nos hagan felices, sino para hacer feliz al otro. Cuando esto sucede en ambos miembros, la felicidad alcanzada es mutua.
+

© Shutterstock/ Look Studio