1/7
En Apocalipsis 2,10, se nos anima: “No temas por lo que tendrás que padecer: mira que el demonio va a arrojar en la cárcel a algunos de ustedes para que sean puestos a prueba, y tendrán que sufrir durante diez días. Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida”.
2/7
En Deuteronomio 31,6 somos animados a poner nuestra confianza en Dios, que no nos abandonará cuando le pongamos el primero en nuestra vida: "¡Sean fuertes y valerosos!, no teman ni se asusten ante ellos, porque Yahveh tu Dios marcha contigo: no te dejará ni te abandonará".
3/7
En Salmos 27,1 recordamos que ninguna decepción terrenal puede destruirnos: “El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida, ¿ante quién temblaré?”.
4/7
En Jeremías 1,8 leemos: "No les tengas miedo, que contigo estoy yo para salvarte, dice el Señor".
5/7
En Mateo 10,28: “No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Teman más bien a aquel que puede arrojar el alma y el cuerpo a la Gehena”.
6/7
Lucas 12,7 nos dice: “Ustedes tienen contados todos sus cabellos: no teman, porque valen más que muchos pájaros”.
7/7
En Juan 6,20 leemos que cuando los discípulos vieron a Jesús caminando hacia ellos sobre el agua, Él les dijo: “Soy yo, no teman”.