7 / 8
No ofrezcas comida que los padres no permiten
Otra regla, muy similar a la anterior, se refiere a los alimentos que los padres —por la razón que sea— han eliminado de la dieta de su hijo. Quizás sea la carne porque decidieron ser vegetarianos. Podría ser el azúcar porque lo consideran dañino. Podría ser cualquier cosa a la que sospechen que el niño pueda ser alérgico. Cualquiera que sea la comida y la razón, todo lo que tienes que hacer es respetar sus reglas. No caigas en la tentación de pensar que serás una “superabuela” por desobedecer las decisiones de los padres. Acabará teniendo el efecto contrario.  
+

© Africa Studio - Shutterstock