2 / 8
No llames todos los días
  Sí, lo sé, es una señal de cariño y de interés, pero las llamadas telefónicas diarias a tu hijo/hija se convierten en una molestia, tarde o temprano. Además, es una señal de que el cordón umbilical no está cortado si los padres piden a sus hijos un informe sobre sus actividades con tanta frecuencia. Por supuesto, una madre cariñosa (especialmente si tiene un hijo único) no se siente de esa manera, pero para una persona adulta que trata de establecer su propia vida de la manera que quiere, puede ser incómodo e incluso molesto.
+

© Iakov Filimonov - Shutterstock