1/6

San Agustín

“Allí, la buena voluntad estará tan dispuesta en nosotros que no tendremos otro deseo que el de quedarnos allí eternamente”.
2/6

San Felipe Neri

“Si tan sólo llegáramos al cielo, qué cosa más dulce y sencilla que estar allí para siempre diciendo con los ángeles y los santos, Sanctus, sanctus, sanctus”.
3/6

San Anselmo de Canterbury

“Nadie tendrá ningún otro deseo en el cielo que lo que Dios quiere; y el deseo de uno será el deseo de todos; y el deseo de todos y de cada uno de ellos será también el deseo de Dios”.
4/6

San Juan María Vianney

“Oh mis queridos feligreses, ¡tratemos de llegar al cielo! Allí veremos a Dios. ¡Qué felices nos sentiremos! Si la parroquia se convierte vamos a ir allí en procesión con el párroco a la cabeza... ¡Tenemos que llegar al cielo!”
5/6

Santa Bernadette Soubirous

“Mi corona en el cielo brillará con inocencia, y sus flores serán radiantes como el sol. Los sacrificios son las flores que Jesús y María eligieron”.
6/6

Santo Tomás Moro

“La tierra no tiene ninguna tristeza que el cielo no pueda curar”.