8 / 12
Ambientes de la casa.
Lapponi explica que, así como un monasterio tiene dependencias varias, unas para el monje en solitario y otras para la vida en común, "el ambiente de la casa, práctico y agradable, debe favorecer la presencia asidua de los miembros de la familia. Sería bueno que cada miembro de la familia- esposos, chicos y chicas- tuvieran su propia habitación, en la que encontrar un ambiente acogedor, como residencia habitual y lugar principal de su actividad personal."
+