6 / 12
El descanso.
Dice la Regla de san Benito: "Cuando se levanten de madrugada para la Obra de Dios, exhórtense mutuamente con delicadeza a fin de rechazar las excusas de los somnolientos." Y para la noche: "Inmediatamente después de la cena vayan todos a sentarse juntos, y uno lea...". Lapponi resume este aspecto en tres puntos: "La noche es un tiempo de esparcimiento dedicado, antes del descanso nocturno, a las lecturas y actividades que recreen el espíritu; llegada la hora establecida -no demasiado tarde- todos se retiran para el descanso; ya desde pequeños los niños deben habituarse a levantarse sin concesiones a la poltronería."
+

© Shutterstock | theshots.co