6 / 11
6.  Da ejemplo con tu móvil. 

Al llegar a casa, que tus hijos vean que no eres un esclavo del móvil. Apárcalo en las comidas, fomenta las conversaciones personales... Mira a tu hijo a la cara cada día para saber si le ha pasado algo, si está triste... En cuanto a las preocupaciones, quizá para él son muy grandes y parecen problemas irresolubles.

+

© Dmytro Zinkevych - Shutterstock