8 / 8
A la hora del brindis, nombren a los que ya no están.
Siguen vivos en nuestra memoria y nos acompañan desde el cielo. Al honrarlos, hacemos que sigan en la historia familiar, también entre los que amplían la familia. Los nuevos miembros se integran más al conocer también a los que echamos de menos. Este año no junten las copas, por favor.
+

© Shutterstock | Bogdan Sonjachnyj