7 / 8
Haz una visita al cementerio.
Llevar unas flores a la tumba de un ser querido y rezar unos momentos allí es una forma de rendirle homenaje, de probar que no lo olvidamos y que deseamos su felicidad en el cielo.
+

© Shutterstock | Adam Jan Figel