6 / 9
No coartes su libertad pero vigila sus pasos
Si es necesario, acompáñale a donde quiera ir para que no recaiga o por lo menos no tenga fácil el acceso a drogas o alcohol. Para ello es muy importante haber hablado previamente de qué quiere el adicto: luego podrás decirle que le estás ayudando a cumplir lo que se ha propuesto. Tu freno estará justificado porque él mismo te dio permiso antes.
+

© Shutterstock