2 / 9
Háblale desde el amor pero con fortaleza
No es positivo amenazar con abandonar a la pareja o con romper la relación. Un adicto necesita saberse querido y apoyado para emprender la lucha. Pero hay que ser muy claro al explicarle lo que ocurre y las medidas que habrá que tomar. El adicto es libre para decidir si quiere rehabilitarse. Ha de encontrar que vale la pena luchar por amor a su pareja, por los hijos, por respeto a sí mismo. Si compartís la fe, es el momento de replantearle los grandes ideales de la vida, que podrá conseguir con la ayuda de Dios.
+

© Wavebreakmedia - Shutterstock