1/6
El Señor nos devolverá a todos nuestros seres queridos. Esta es nuestra esperanza, ¡y no defrauda!
2/6
El amor de Dios es más fuerte que la muerte, de ese amor tenemos que hacernos cómplices con nuestra fe.
3/6
 A todos nuestros seres queridos que se han ido, el Señor nos los devolverá...Esta esperanza nos protege de la visión nihilista de la muerte y del consuelo falso que ofrece el mundo
4/6
No se debe negar el derecho al llanto en el luto
5/6
La experiencia del luto puede generar una solidaridad más fuerte en las familias.
6/6
La muerte de un ser querido es un agujero negro al que no podemos dar ninguna explicación...Si se custodia la fe, la muerte no tiene la última palabra, las familias que afrontan la muerte con amor.