5 / 11
Aaron Baddeley  Este devoto cristiano afirma que su fe es lo que le mantiene en el juego. También se apoya en la Escritura y se recuerda: “Porque el Espíritu que Dios nos ha dado no es un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de sobriedad” (2 Timoteo 1,7).
+

© Shutterstock