7 / 10
Sonríe aunque no tengas motivo
Todos sabemos esto pero con frecuencia lo olvidamos o nos parece que las razones para sonreír se van agotando. De todos modos, vale la pena hacerlo. Cuando sonreímos no solo nos sentimos mejor sino que de algún modo nos abrimos a los demás y al mundo. Sería raro que alguien inicie una conversación si nos vemos serios o malhumorados. La sonrisa es una invitación, una puerta abierta a cosas buenas.
+

© Shutterstock | Lucky Business