12 / 12
En el caso de los bebés, ser abrazados es determinante para su desarrollo. Los niños con apego tienen mayor bienestar físico y emocional. Las sensaciones que experimentamos a temprana edad nos marcan de por vida y con esto se incrementa nuestra capacidad de querernos y respetarnos siempre.

© Ferenc Horvath/Unsplash | CC0