3 / 5
Para después del afeitado

 

Algunas mujeres sufren mucho cuando se rasuran porque los folículos se inflaman y se ponen muy rojos. Luego de afeitarte y enjuagarte con abundante agua, aplica un poco de agua de rosas en la zona con un algodón para suavizar la piel y evitar (o disminuir, dependiendo del caso) la irritación.

+

© Shutterstock