3 / 10
Estar presente en lo que se hace
Cuando estamos completamente implicados en lo que hacemos, como si se tratara de la cosa más importante del mundo, tendemos hacia una auténtica alegría. Porque el valor de la vida no está en la cantidad de cosas que logramos hacer, sino en la calidad de la presencia que ponemos en cada una de nuestras acciones. No lo olvidemos nunca: el presente es la única realidad a nuestro alcance. El pasado ya se ha escapado y el futuro no nos pertenece. Sin embargo, pasamos mucho tiempo lamentándonos por uno y temiendo el otro. Así pues, no vivir el momento presente es vivir en una ilusión. En cambio, estar en “el aquí y el ahora” es apaciguar las propias inquietudes y encontrar esa maravillosa capacidad de la infancia de no preguntarse por el tiempo que pasa.
+