16 / 20
ABADÍA SAINT-PIERRE DE BRANTOME

Esta abadía, apodada “la Venecia del Périgord”, está rodeada de agua. La abadía se encuentra en un sitio idealmente situado a orillas del Dronne, en el fondo de un acantilado. Desde su instalación en el siglo VI, los monjes utilizaron el acantilado para construir refugios en cavernas. Una decena de cuevas se adaptaron para albergar la cocina, el lavadero de los monjes, el molino abacial y el palomar. El monasterio fue ampliado siguiendo la extensión del acantilado y varias veces rediseñado. La tradición quiere que sea Carlomagno quien consagre la abadía de St. Pierre de Brantôme depositando allí las reliquias de un niño mártir, uno de los santos Inocentes, Sicaire. Su vinculación, a finales del siglo XI, a la abadía de La Chaise-Dieu, le dio un nuevo apogeo.

+

© Marie-Lan Nguyen I CC BY 4.0