3 / 9
Templanza

Los impulsos de la ira a menudo nos hacen cometer errores graves. Los nervios nunca han sido buenos consejeros, y los problemas no conviene resolverlos en caliente. Cuando tu hijo sienta enfado, ira o tristeza, enséñale a dejar pasar un tiempo antes de tomar decisiones, a templar los nervios, a mantenerse sereno. Una cosa es 'hacer caso al corazón' y otra bien distinta 'dejarse llevar por la furia, el miedo o la tristeza'. Templanza es moderación, contención. Y solo se consigue en calma.

+

© Volodymyr Tverdokhlib - Shutterstock